Así lucen los edificios de las cooperativas finlandesas que abundan en el barrio.