Los vecinos menos atrevidos se divierten desde los balcones.