Foto: Ana Cristina Enríquez

¿Quien no quisiera tener su casa en un terreno como éste? Una de las joyas del Cayo.