Foto: Ana Cristina Enríquez

En 1951, la compañía constructora Mackle empezó a ofrecer estas casas recién construidas por un precio de $9,540 dólares, con un enganche de sólo $500 dólares.

Con la llegada de las casas Mackle también llegaron los servicios a la isla, como el del correo, una iglesia comunitaria y la Escuela Primaria de Key Biscayne que abrió sus puertas en 1952.