Foto: Ana Cristina Enríquez

Manuel disfruta del día sentado en una de las bancas del parque.

Un paseo dominical por la High Line, en Nueva York