Y bueno, aunque Caro y yo disfrutamos muchísimo el evento, Cristina no se veía tan convencida. Sin embargo, bailó toda la noche.