Cristina observando todas las flores silvestres que se cruzaron en nuestro camino.