Cristina estuvo desde dos días antes pendiente de los últimos preparativos.