Para enmarcar el ojo, Víctor usó un lápiz café con una consistencia muy cremosa.