Leggings en el embarazo

Normalmente no uso leggings, mas que mis Lululemon para hacer ejercicio,  que por su calidad y soporte son mis preferidos. Sin embargo, viviendo en Miami, específicamente en Key Biscayne, a unos pasos de la playa, el código de vestimenta es mucho más relajado, y no es raro ver a la gente en shorts, ropa deportiva o cómodos caftanes durante sus actividades diarias en la isla.

Y bueno, ahora con este embarazo, en el que mi ropa me dejó de quedar muy rápido descubrí que los leggings, de maternidad o no, son una excelente pieza que puedo usar tanto para ir a mis clases de baile con zapatillas deportivas o como una pieza clave con zapatos más estilizados (como puedes ver en este post).

He comprado los básicos de maternidad, en negro y gris, con una enorme banda elástica que sostiene mi panza; tengo otros con un estampado galáctico, a los cuales les mandé coser una banda para más comodidad; y éstos de la marca brasileña Cándida Mariá que me tienen enloquecida no sólo por su hermoso estampado, sino porque son infinitamente cómodos (los Lululemon, que tienen un material que aprieta muchísimo más y en estos momentos no los aguanto). La textura del los Cándida Mariá es exquisita y la calidad se ve a primera vista, por eso no resultan necesariamente una prenda barata ($65 en adelante).

Sin embargo,  como podrán ver en estas fotos, yo estoy muy feliz con mi compra.

Agradezco en este post en especial a Taty Herrera, que gracias a su estudio de color descubrí que el gris es mi mejor amigo; a la hermosa luz de Miami, pues ninguna iluminación artificial podría igualarla y a TRESemmé, que el pasado Fashion Week en Nueva York me regaló un aparatito llamado Snap Remote, con el que yo sola pude sacar estas fotos con mi iPhone.

Leggings: Cándida Mariá / T-Shirt: A Pea in the Pod / Chaleco: Adrienne Vittadini / Sandalias: Papanatas / Maquillaje: Urban Decay y Mary Kay / Uñas: Mary Kay

 

Leggings en el embarazo
La camiseta gris fue una súper oferta que conseguí en A Pea in the Pod. Originalmente a $125 dólares, jamás la hubiera comprado a ese precio, pero a $30, ¿por qué no? La cálidad es lindísima y el corte moderno se ajusta perfectamente a mi cuerpo en gestación. El maquillaje fue base, rubor y ojos de Urban Decay y labios de Mary Kay.
Leggings en el embarazo
El chalequito largo, ligero y vaporoso es una pieza que ya tenía en mi guardarropa desde mi anterior embarazo y he seguido usando recurrentemente en Miami. ¿Por qué? Porque no sólo me cubre de la fresca brisa, sino también ciertas zonas del cuerpo que no necesariamente quiero destacar.
Leggings en el embarazo
Las sandalias son de Papanatas, de Eli, una firma española que se especializa en hermoso calzado para niños. Sin embargo sus tallas corren grandes, y éstas fueron el regalo de una querida amiga que las distribuye en Estados Unidos. Sin duda, se convirtieron en unos de mis zapatos favoritos.
Leggings en el embarazo
La marca brasileña Cándida Mariá se puede conseguir en línea o en las tiendas de los gimnasios Equinox, en donde yo la descubrí.
Leggings en el embarazo
El color de las uñas es de Mary Kay, en Sapphire Noir.