Otro de los hermosos caracoles rotos que encontré en Palm Island, cuando fui al retiro con Paul Ferrini.