Así lucía nuestro pinito, antes de ser decorado en su maceta nueva.