Y mientras me tocaba mi turno con Marco, una selfie en el espejo.