Los botones se ven un poco despintados, pero tienen su encanto.