Tiempo de Queen Tina / Queen Tina’s time

IMG_3676

IMG_3685

IMG_3694

IMG_3713

IMG_3731

IMG_3739

IMG_3748

IMG_3753

IMG_3758Desde que nació su hermanito, mi Queen Tina había estado distante y retraída conmigo y muy pegada a su papá, quien ante sus ojos de niña de tres años parecía no tener nada de responsabilidad ante la llegada del pequeño intruso que ahora le roba especialmente la atención de mamá.

A lo mejor porque yo soy también hermana mayor y puedo empatizar perfectamente con los sentimientos de Cristina, me preocupa precisamente  que mi pequeña reina no se sienta desplazada y que logre entender que la llegada de su hermano en ningún momento significa menos amor para ella.

No en vano los padres tenemos ese don de multiplicar nuestro amor con la llegada de cada hijo.

Así es que este miércoles, decidí dedicarle un tiempo especial a ella sola. Dejé por un momento a Guillermo en casa al cuidado de su padre y la llevé a su clase de ballet.

El simple hecho de retomar esta actividad las dos juntas, tomar el autobus en la mañana, asistir a la clase, y luego irnos a tomar ella un jugo con un brownie, y yo mi café au lait al Le Pain Quotidien, hizo que Cristina se diera cuenta de que no todo estaba perdido.

Al final, antes de iniciar el regreso a casa, Queen Tina se subió sobre mi regazo y tal como lo hacía cuando era una bebé se acurrucó en mis brazos.

Sí, ella siempre seguirá siendo mi bebé hermosa.

…..

Since her baby brother was born, my Queen Tina has been distant and quiet with me, and more attached to her Dad, who in her three years old mind has nothing to do with the arrival of this small intruder who steals mommy’s attention.

Maybe because I am also a big sister and can easily empathize with Cristina’s feelings, I’m very worried that my little Queen doesn’t feel pushed aside and that she can understand that the arrival of her brother will never mean less love for her.

That’s why we parents have the gift of multiply our love with the arrival of each child.

So, last Wednesday I decided to dedicate a special time only for her. I left Guillermo for a while at home with his dad and I took Cristina to ballet class.

Just the fact of doing this activity the two of us together, take the bus in the morning, go to class, and after that grab a snack (orange juice and a brownie for her, café au lait for me) in Le Pain Quotidien, made Cristina realize that not everything is lost.

At the end of our morning, and before heading back home, Queen Tina went into my arms, and just like when she was a baby cuddled with me.

Yes, she will always be my beautiful baby.