De vuelta a una (nueva) rutina / Back to a (new) rutine

De regreso al trabajo

De regreso al trabajo

Mis orquídeas de Miami

De vuelta a la playa

De vuelta a la playa

Primera vez en el mar

Primera vez en el marEs cierto, uno nunca regresa al mismo lugar o vuelve a bañarse en el mismo río.

Ya estoy de vuelta en Miami, pero a un Miami distinto al que dejé cuando en diciembre cerré la puerta de mi casa para irme rumbo al aeropuerto sin saber que no serían dos semanas, sino cuatro meses los que estaría ausente.

Y si bien, regresé a mi misma casa lo hice en una situación muy diferente que me obliga a volver a crearme una rutina, ahora de mamá de dos, con menos ayuda e intentado compaginar mis compromisos laborales con el hecho de tener a una pequeña de 3 años y a un bebé de 6 semanas en casa.

Cristina regresó a su colegio durante las mañanas y yo me quedo haciendo quehaceres domésticos, trabajando desde casa y a cargo de Guillermo quien aún está en una etapa en la que duerme casi todo el día.

[Lee: El reto de trabajar desde casa]

En las tardes, tras cumplir con las obligaciones del día, nos ponemos Cristina y yo los Crocs, me amarro a Guillermo, y nos vamos los tres caminando a la playa.

Sentados en la arena disfrutamos de la brisa, del ruido del mar y del atardecer en ese momento mágico que nos recuerda que cada día es único.

….

It’s true. You never go back to the same place or swim in the same river.

I’m back in Miami, but in a different Miami. Not the one I left when I closed the house door behind me not knowing that I wasn’t going to be 2 weeks, but 4 months away.

And even though I’m back in my same house, I came in a very different situation that makes me create a new routine, now as a mother of two, with less help around the house and trying to balance work with having a 3 year old toddler and a 6 weeks old baby.

Cristina is back to school during the mornings, and I do housekeeping, work and take care of Guillermo, who sleeps most of the time.

In the evening, after getting everything done, Cristina and I take our Crocs, I put Guillermo in the baby carrier and walk to the beach.

We sit on the sand, and enjoy the breeze, the sound of the sea and the sunset in that magic moment that remind us that every single day is unique.