Una merecida escapada a La Casa que Canta

Hace más de 5 años que mi marido y yo no salíamos de viaje los dos juntos, sin niños. Y es que con la emoción y la responsabilidad que viene con el convertirse en padres, llegó también mucho, pero mucho trabajo.

No sólo porque el cuidar a una nueva vida implica mucho esfuerzo físico, sino porque también el reorganizarse conlleva aún más trabajo para poder llegar a fin de mes tranquilamente. Es cuando uno se da cuenta que, a diferencia de cuando se es soltero o no se tienen criaturas, llega un punto en el que ya no hay de donde recortar gastos. Así es que terminas trabajando mucho más.

More than 5 years had to past for my husband and me to finally decide to organize a getaway on our own, with no children. And it is because having children comes with a great amount of excitement and responsibility, but also with a lot, a lot, of work.

Not only because taking care of a new life implies a lot of physical effort, but because reorganize involves a lot of more work to be able to meet the end of the month peacefully. It is when you realize that, very different than when you had no children, there is a point in which you can’t cut down your budget anymore. So you end up working a lot more.

La Casa que Canta

Pensamos en un fin de semana en Europa. Tampoco es como que tuviéramos mucho tiempo para escaparnos y pudiéramos dejar por semanas a mi mamá, que amablemente viajó desde Chihuahua, cuidando a sus nietos. Pero cuando nos dimos cuenta de que íbamos a pasar más horas subidos en un avión y ajustándonos al horario que descansando, decidimos viajar mejor a alguna playa mexicana, por lo que escogimos visitar La Casa que Canta en Zihuatanejo, Guerrero.

We thought about a weekend in Europe, but we really didn’t have so much time to escape and leave my mom, who very kindly traveled from Chihuahua, taking care of our children for weeks. So when we found out that we were going to spend more time on a plane and adjusting to the time zone than relaxing, we decided to go to a Mexican beach, so we booked for La Casa que Canta in Zihuatanejo, Guerrero.

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta es uno de los primeros hoteles boutique en playas mexicanas que empezó a ganarse su nombre hace más de dos décadas al menos, y es de esos lugares que me recuerdan por qué me encanta viajar en México.

Llegamos a nuestra suite, con una hermosa vista al mar y una terraza con una pequeña alberca privada, que me hizo desear retirarme en mi vejez a vivir en un pequeño lugar como éste (¿quién necesita más?). Fincado sobre las montañas a lo largo de la Bahía, el hotel ofrece una hermosa vista desde todos los puntos posibles.

La Casa que Canta is one of the first boutique hotels in a Mexican beach that started to be famous at least two decades ago, and it is one of those places that remind me why I love to travel in Mexico.

We arrived to our suite, with a beautiful view to the bay and a terrace with a small private pool, that made me wish to retire in a place like this (who needs more?). Built on the mountains along the bay, the hotel offers a beautiful view from anywhere.

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta
El restaurante, con una hermosa vista de la Bahía, ofrece un interesante menú mexicano con ingredientes de altísima calidad, haciendo que uno no quiera ni siquiera dejar el hotel para ir a explorar más allá.

The restaurant, with a beautiful view, offers a very interesting Mexican menu with the best quality ingredients,  so you don’t even feel the need to leave the hotel to explore further.

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

img_9368

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

Un detalle que me encantó, aunque en realidad no estuvimos tanto tiempo como para tumbarnos sobre un camastro a no hacer nada, fue que en lugar de televisión encontramos una gran variedad de libros en nuestra habitación.

A detail that I really loved, even though we didn’t spend that much time to jus lay back and relax, was that instead of TV we found a great amount of books in our room.

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

Sin duda, uno de los detalles más hermosos fue el encontrar nuestra cama cada noche con hermosos arreglos con pétalos de flores. Sin embargo, no sólo nuestra cama estuvo adornada con bellas flores, sino que todo el hotel tenía unos delicadísimos y sencillos arreglos que son la muestra de que no se necesita mucho para alegrar la vista con un simple detalle.

One of the most beautiful details was to found every night our bed covered with flower petals. Though not only our bed was decorated with these delicate arrangements, but the whole hotel, as an example that you don’r need much to create something beautiful for your sight.

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

Otro de los excelentes servicios que ofrece este bellísimo lugar es el spa, que es manejado con productos Clarins, sin duda una de mis marcas favoritas. Ahí fui a que me hicieran un delicioso masaje que me dejó relajadísima y también a que me hicieran el manicure y pedicure que rara vez tengo tiempo de hacerme en Miami.

Other of the best services that this beautiful place offers is the spa, which is managed with Clarins products, one of my favorite brands. There I received a relaxing massage and also a manipedi, that I rarely do in Miami.
La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

En los días que estuvimos también tuvimos oportunidad de ir al centro de Zihuatanejo, en donde hicimos unas cuantas compras (los vestidos y blusas bordadas son espectaculares) y pudimos comer en La Sirena Gorda, un delicioso restaurante de mariscos, en el que disfruté de unos deliciosos tacos.

In the days that we were there, we also had time to go to Zihuatanejo’s downtown, in which we did a little shopping (the hand-made dresses are just espectacular!) and we could do lunch at La Sirena Gorda, a delicious seafood restaurant, in which I had the best tacos.

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

La Casa que Canta

¿Quieres darte una escapada? ¡No dudes en visitar La Casa que Canta, en Zihuatanejo. No te vas a arrepentir.

Do you want to plan a getaway? Consider La Casa que Canta, you won’t regret it!