Frost Museum of Science: El museo que Miami merecía

Justo unas horas antes de que el flamante Phillip and Patricia Frost Museum of Science de Miami abriera sus puertas por primera vez a sus miembros, Guillermo y yo tuvimos el lujo de poder visitar sus salas con un grupo invitado por Target para recorrer sus instalaciones.
Sobra decir que, además del gran honor y privilegio que esto significó, el simple hecho de ver la impresionante arquitectura, su museografía y lo que representa para esta ciudad que cada vez se establece más en el mapa mundial como una ciudad global, fue una experiencia única e irrepetible.
 Sin embargo, Target no sólo fue generoso con este pequeño grupo que representamos de alguna manera a las familias que forman parte de esta comunidad de Miami, sino que con el gran compromiso de educar a la infancia de esta ciudad en la ciencia y tecnología del Siglo 21, ha sido un pilar importante apoyando la misión del museo de inspirar al visitante a disfrutar de la ciencia y utilizarla en un impacto positivo en el mundo.
La manera en como esta empresa apoyara al museo es parte de un gran esfuerzo de otorgarles a los estudiantes una experiencia única en su vida a través de las visitas escolares. El museo recibió por parte de un programa de donaciones de la empresa $50,000 dólares en un inicio para apoyar los paseos escolares de estudiantes de Miami a partir de su apertura hasta marzo del 2018.

 

 

Y es que después de visitar este maravilloso museo, no me queda duda de que todos los niños de esta ciudad deberían tener la experiencia de estar en él al menos una vez en su vida.

Provenientes de la industria farmacéutica, el Dr. Phillip Frost y su esposa Patricia donaron la generosa cantidad de $45 millones de dólares para construir este impresionante edificio que cuenta con un enorme acuario que ocupa varios pisos de la estructura arquitectónica.

 

Aunque tengo que confesar que no lo he visto por completo, ya que Guillermo, de 2 años, lo único que quería era observar los peces en el maravilloso acuario, esta experiencia me bastó para decidir que quiero comprar una membresía para la familia y poder visitarlo muchas veces más durante el año.

Pero no sólo el acuario y su gran variedad de peces llamaron la atención de mi pequeñín que apenas empieza a hablar, la impresionante película que vimos juntos en el planetario lo llevó a su primer viaje por el espacio, en donde yo pude aprender más sobre nuestro sistema solar y Guillermo abrir su mente a la primera experiencia de ver la Tierra desde el espacio.

 

Salí tan inspirada del museo, que ya me propuse que mis regalos de cumpleaños de los amiguitos de mis hijos serán visitas a éste, pues así como Target, yo también quiero que todos los niños cercanos a mí puedan vivir esta maravillosa experiencia.

 

Si estás en Miami no puedes dejar de visitarlo, y si vienes de paseo tampoco. Visita aquí su sitio web para más información.

Y mientras tanto, disfruta de estas imágenes que logré captar en este impresionante lugar.