¿En dónde estuve?

¿En dónde estuve? No sólo en estas últimas semanas, sino en los últimos años. Si me has seguido, ya sea en mi blog o en mis redes sociales te habrás dado cuenta que en mi blog publicaba cada vez menos y que de mis redes sociales desaparecí por completo. Aquí la respuesta a esa repentina ausencia.

  1. Recuperándome de una condición originada a causa de la pérdida de mi tiroides: Ya antes les había contado que había tenido que despedirme de mi tiroides a causa de tres nódulos que me permitían cada vez respirar menos. Lo que pensaba que iba a ser muy sencillo se convirtió en una situación que me llevó a estar 10 semanas de incapacidad de mi trabajo. Estaba ya rebasada por la cantidad de trabajo que tenía. Los medicamentos no estaban funcionando como debían y tuve un episodio de manía, del cual yo misma fui saliendo. Sin embargo dejó secuelas, las cuáles tenía que resolver a toda costa.
  2. Recuperando el tiempo con mis hijos: Ya sin las obligaciones del trabajo, me dediqué principalmente a cuidar de mis hijos. A tratar de recuperar el tiempo perdido con ellos. Todas esas vacaciones que tuvimos que separarnos. Todo ese tiempo que dejé de jugar con ellos. Todas esas noches que ya no tenía las energías para prepararles una buena cena, bañarlos y acostarlos.
  3. Retomando mi matrimonio: Sí, mi marido también se vio afectado por la situación que estaba viviendo. Por alguna razón me era imposible poner límites.
  4. Ajustando mis finanzas: Una de las cosas claves para poder tomar las decisiones que tomé fue organizar mis finanzas. Recorté, me quité de pesos innecesarios que me hacían tener que trabajar de más. Descuidar lo más importante que tengo que es mi salud y familia.
  5. Visitando doctores: Parte de la recuperación fue hacer muchas visitas a médicos especialistas para poder nivelar mis hormonas producidas por esa tiroides ausente. Así como al cardiólogo, y sí, al psiquiatra, que confirmó que tuve un quiebre a raíz de la cirugía y del estrés al que estuve sometida.
  6. Reactivando mi cerebro: Agradezco mi trabajo porque me ayudó a conseguir distintas cosas, pero requería que mi cerebro procesara mucha información que para mí era irrelevante. En estas semanas escuché podcasts sobre tecnología, sobre cómo manejar tu tiempo sin caer en un burn-out y sobre otros temas que me interesaban. No me importaba planchar, trapear o hacer cualquier otra actividad física, mientras mi cerebro estuviera disponible para lo que realmente me interesa.
  7. Haciendo ejercicio. ¡Sí! Yo siempre había hecho ejercicio,. Con la llegada de Guillermo y las exigencias de mi trabajo había perdido ese espacio tan importante que me daba la energía para funcionar. Le hice un daño terrible a mi cuerpo pasando sentada a veces hasta 10 horas sin parar. Hoy esa panza que colgaba vuelve a estar en su lugar. Mi marido me regaló un fitbit y ahora puedo medir los pasos que doy, cuánto duermo y cuántas calorías quemo. ¡Es maravilloso!
  8. Planteándome nuevos proyectos: De esto ya les contaré más adelante.
  9. Reactivando mi negocio, Social Couturier: Cuando acepté un trabajo de tiempo completo, tanto este blog, Mami Glammy, como mi agencia que apenas empezaba, Social Couturier, perdieron fuerza. Era imposible hacerlo todo. Hoy estoy rediseñando yo misma nuestro sitio web y recuperando esa confianza de que tengo mucha y valiosa experiencia para permanecer, en mis propios términos, en el mundo digital.
  10. Replanteándome el uso de mis redes sociales: Cuando empecé con Facebook en el 2007 o con Instagram en el 2011 siempre fue parte de un experimento divertido. Fue una manera de expresarme y comunicarme con quien estuviera ahí para compartir ideas conmigo. Conocí a mucha gente valiosa gracias a las redes. Sin embargo, esto se ha salido de control y esa búsqueda de likes o el proyectar realidades que no existen me ha abrumado. Tengo que decir que el despegarme todo este tiempo fue un verdadero respiro y una limpieza mental para cuestionarme qué es lo que quiero hacer con ellas. No, no pienso dejarlas, porque son una herramienta poderosa, pero sí tengo la intención de usarlas de una manera diferente.
  11. Siendo fiel a mí misma: A veces a una se le olvida su verdadera naturaleza y pierde de vista sus objetivos. Hoy tengo clarísimo en donde es que quiero estar.

Ana Cristina Enríquez

Periodista, productora, blogger.

Reader Comments

  1. Paula Pareja

    Felicitaciones Ana Cristina me alegra mucho que sacaste ese tiempo para re-estructurar tu vida. Eres un ejemplo para todas nosotras.

  2. Enriqueta Lemoine

    Como siempre, me encanto (sorry que aqui no tengo acentos). Siempre he creido que admitir que tenemos un problema es el principio de la solucion. Que bueno este regreso, con la cabeza bien puesta sobre tus hombros! Te quiero Ana Cristina.

  3. Reina

    Que maravilla que estás de vuelta Ana Cristina, renovada, fuerte y valiente. Es necesario hacer un alto y analizar nuestro camino. Un gran abrazo 🌸

    • Ana Cristina Enríquez

      ¡Gracias, Reina! Sinceramente, estoy feliz de estar de vuelta haciendo lo que más me gusta. Yo sé que las cosas se irán acomodando.

    • Ana Cristina Enríquez

      ¡Gracias, Kate! A mí también me encanta el tuyo. Ahora que tengo más tiempo me pondré a cocinar alguna de tus ricas recetas.

  4. Patricia Zerpa

    Me encanta tu honestidad. Todo sucede por algo, no es fácil parar el tren y bajarse para decidir cómo quiero hacer el resto del viaje. La vida es un ratico. Aplausos de pie para ti x retomar el control de tu vida y de lo que es importante para ti. Súper inspiradoras tus palabras 👏🏻👏🏻

    • Ana Cristina Enríquez

      Sí, la verdad, a veces es difícil abrirse en situaciones como ésta. Pero ahora vengo decidida a darle un sentido más profundo a este espacio que es mío y sólo mío. ¡Me encanta verte por aquí!

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: